Cocteleras: tipos y funciones

Coctelera francesa, medidor y cuchara de bar.
Coctelera francesa, medidor y cuchara de bar.

Coctelera francesa, medidor y cuchara de bar.

Las cocteleras son los instrumentos básicos con los que se mezclan y enfrían los ingredientes que componen un cóctel o combinado. Son objetos diseñados especialmente diseñados para este fin que constan de tres partes: vaso, cubrevaso (o tapa) y tapón. Cada una de ellas cumple una finalidad que se materializa en lo siguiente:
  • En el vaso es donde se incorporan los diferentes elementos que componen el combinado. Es de gran tamaño y ocupa el 75% del total de la coctelera. Suele llevar unas medidas sobreimpresas para que podamos ajustar las cantidades de cada zumo, licor, hielo o jugo que se emplea en la elaboración de los combinados.
  • El cubrevaso o tapa, por su parte, es una tapa con colador que se emplea para servir el combinado en el vaso. El colador es especialmente útil cuando la mezcla incluye semillas o hierbas aromáticas que no queremos incorporar a la presentación del mismo.
  • El tapón evita que se derrame el líquido del vaso cuando se realizan los movimientos de agitación.
Aunque en el mercado se pueden encontrar de muy diferentes materiales, los más habituales son los fabricados con acero o acero inoxidable. Por lo general, la capacidad de las cocteleras es de 500 ml, aunque las hay que llegan a los 900 ml. Hay cocteleras que en el mercado vienen acompañadas de otros elementos complementarios y útiles para la preparación de combinados. Son los siguientes:
  • Los medidores (también conocidos con el vocablo inglés jigger). Se parecen a un pequeño vaso y que sirve para medir los líquidos antes de incorporarlos al vaso de la coctelera.
  • La cuchara. Es una cuchara metálica con un mango muy largo que sirve para incorporar ingredientes al vaso o bien para removerlos cuando se emplea esta técnica.
En el mercado podemos encontrar muchos tipos de cocteleras, aunque las más habituales son las siguientes:
  • Coctelera Boston o Americana. Es una de las más populares. Consta de dos partes: un vaso de metal y otro vaso de cristal. En el primero se meten los ingredientes y, cuando están todos incorporados, se incrusta el de cristal golpeando la parte superior de ambos.
  • Coctelera Manhatan. Consta de las tres partes ya mencionadas anteriormente. Suele tener una capacidad algo mayor que las cocteleras estándares, pues roza los 900 ml. Esto permite que se puedan preparar varios tragos al mismo tiempo.
  • Coctelera francesa. Es la más sencilla y básica. Consta de dos partes: el vaso y la tapa. No cuenta con un sistema de filtrado y su capacidad suele rondar los 700 ml.
En cualquier caso, antes de preparar un combinado hay que prestar mucha atención a las proporciones y a la técnica que aconsejan para su preparación, independientemente de la coctelera que tengamos.

Fuente Foto: http://www.naulia.com.

Acerca de Carolina Ramos Fernández

Periodista todoterreno con una amplia trayectoria profesional en la redacción de contenidos para empresas e instituciones, encuentra en Cultura Líquida la manera de dar rienda suelta a su pasión por lo cotidiano. Breves crónicas donde la curiosidad, las tradiciones, lo ancestral y los tecnológico se dan la mano materializadas en diferentes brebajes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *