Ruta enológica en El Puerto de Santa María

Barriles La provincia de Cádiz cuenta con una importante tradición enóloga que atrae a los turistas gastronómicos de todo el mundo. Para responder a sus necesidades los organismos de turismo y los productores de vino, brandy y vinagre han desarrollado una serie de rutas turísticas sobre la cría, la elaboración y la comercialización de los distintos caldos. Algunos de esos itinerarios se encuentran en El Puerto de Santa María, cuna de esta variedad de derivados de la uva, y se refieren a las bodegas y a las casas de viña.
Barriles

Fuente: http://www.vinoybrandydelpuerto.com

El vino en El Puerto de Santa María

Por su localización geográfica y su climatología, El Puerto de Santa María es el espacio idóneo para la crianza de los vinos pertenecientes a la Denominación de Origen Jerez-Xérès-Sherry. Esta actividad económica se desarrolla en la localidad desde el siglo VIII antes de Cristo, y ha dejado huella en su entorno y gentes. Esta particular herencia se nota, sobre todo, en la fisonomía local, marcada por una amplia representación de grandes bodegas, popularmente conocidas como «catedrales». La mayoría de las bodegas en El Puerto de Santa María se concentran en la zona conocida como Campo de Guía, en la ribera del río Guadalete. Se trata de un ensanche urbano que fue el primer polígono industrial bodeguero planificado en la España del siglo XIX. [AdSense-A]

Jerez-Xérès-Sherry

Los vinos que se desarrollan en el Marco de la Denominación Jerez-Xérès-Sherry forman parte de un amplio catálogo de caldos de gran calidad, de reconocimiento internacional. Parte del éxito de esta denominación se encuentra en el tipo de tierra sobre el que se cultivan los viñedos del Marco de Jerez: la albariza. La albariza es una tierra blanca, formada por la sedimentación de las aguas de un mar interior que cubría la zona hace unos 34 millones de años. Esta roca es rica en carbonato cálcico, arcilla y sílice, y retiene mucho la humedad. Esto hace que la tierra almacene la lluvia del invierno para alimentar la cepa durante los meses más secos. Las variedades de uvas que se cultivan en las 10.500 hectáreas que conforman el Marco de Jerez son: palomino fino, moscatel y Pedro Ximénez.

Vinos Portuenses

En El Puerto de Santa María se crían distintas variedades de vinos: Amontillado, Oloroso, Palo Cortado, Medium, Cream, Pedro Ximénez, Pale Cream y Fino. De entre ellos destaca el vino fino. Sus especiales condiciones de obtención le otorgan unas características propias que le diferencian del resto de los caldos de la zona. En este sentido, hay que explicar que el fino se obtiene de la crianza biológica, bajo una capa de levaduras naturales que aparecen en la superficie del vino almacenado en la bota. Este elemento provoca el aislamiento del vino del aire e impide su oxidación, consumiendo buena parte de su etanol al tiempo que le aporta nutrientes. Este proceso de obtención del vino Fino solo se realiza en El Puerto de Santa María y en Jerez de la Frontera, siendo el de Sanlúcar de Barrameda una manzanilla (considerado vino homólogo al Fino)

Brandy de Jerez y Vinagres de Yema

Otra de las variedades que se realizan en las bodegas portuenses son los denominados brandys. En concreto los que se conocen con el nombre genérico Brandy de Jerez. Se trata de un aguardiente vínico que ha envejecido en botas de roble que antes se han empleado para obtener vino de Jerez. Las bodegas del Puerto de Santa María también cuentan con marcas propias de este caldo y, durante la visita a sus instalaciones, ofrecen la posibilidad de obtener más información sobre ellas. Otra de las especialidades que se obtienen a partir de los vinos de esta zona son los vinagres de Yema. Líquidos de gran calidad que suelen emplearse en alta cocina por sus múltiples cualidades.

Bodegas que se pueden visitar en Cádiz

En El Puerto de Santa María se encuentran nueve bodegas visitables: Caballero, Grant, Gutiérrez Colosías; Osborne «De Mora» y «El Tiro»; Terry; 501 y González Obregón. En cada caso, las condiciones de acceso son diferentes. Así, en algunas es necesario concertar cita previa, mientras en otras no es necesario. Los precios oscilan entre los 2,5 euros hasta los 30 euros de una visita que incluya cata, visita y degustación de ibéricos. En muchos casos existe la posibilidad de hacer visitas en otros idiomas. Y, por lo general, suelen realizarse guiados por personal de la bodega que explica los pormenores del cultivo y de la preparación de sus vinos. Si se va a realizar una visita programada es conveniente recabar información previa por si la asistencia coincidiera con una cata programada o una cata dirigida.

Ruta Casa de Viña

En los últimos años, el Ayuntamiento de El Puerto de Santa María ha ampliado la oferta turística relacionada con la cultura del vino. En esta ocasión se relaciona senderismo con la cultura del vino, tomando como punto de referencia las Casa de Viña de la localidad. En este sentido se han diseñado diferentes rutas en torno al pago de Balbaina, un espacio en el que se han recuperado edificaciones relacionadas con el vino y se explican las funciones y labores que se realizaron en cada una de ellas. La iniciativa, que ha sido bien acogida, se ha revelado como una iniciativa económica acertada y ha conllevado la creación de puestos de trabajo. Fuente imagen: http://www.vinoybrandydelpuerto.com

Acerca de Carolina Ramos Fernández

Periodista todoterreno con una amplia trayectoria profesional en la redacción de contenidos para empresas e instituciones, encuentra en Cultura Líquida la manera de dar rienda suelta a su pasión por lo cotidiano. Breves crónicas donde la curiosidad, las tradiciones, lo ancestral y los tecnológico se dan la mano materializadas en diferentes brebajes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *