Sangría blanca: refrescarse con vino blanco

La sangría blanca es una bebida que se realiza de manera similar a la sangría tradicional, pero en esta ocasión empleamos vino blanco para su realización. Se trata de una variante especialmente pensada para quienes prefieren el vino blanco al tinto. Y, sobre todo, para quienes desean tomar una bebida con poca gradación alcohólica para comer. La sangría blanca es una bebida especialmente pensada para el verano (o al menos para el buen tiempo), pues se debe consumir fría.  

Receta de sangría blanca

Para elaborar una sangría blanca necesitas varias piezas de fruta del tiempo, especialmente aquellas que son carnosas.

Ingredientes:

  • 2 manzanas de tamaño medio o grande.
  • 2 melocotones de viña.
  • 2 peras de gran tamaño (mejor si son tipo Ercolina, aunque puedes elaborarla con cualquier tipo de pera)
  • 1 litro de zumo de naranja (mejor si es natural recién exprimido)
  • Medio litro de gaseosa blanca.
  • 250 gramos de azúcar blanca o morena.
  • 1 litro de vino blanco (mejor si es un caldo de cierta calidad, pues los vinos baratos no aportan nada a la mezcla)

Preparación:

  • Pelar y trocear todas las piezas de fruta. Retirar las pepitas o los restos de piel adecuadamente para que no den un sabor agrio a la bebida. El tamaño de las piezas debe ser de un cubo de un centímetro de lado aproximadamente.
  • Poner la fruta en un recipiente de gran capacidad.
  • Agregar sobre la fruta el azúcar y remover.
  • Añadir el zumo de naranja y volver a mezclar.
  • Cuando todas las piezas hayan entrado en contacto con el zumo y el azúcar, añadir el vino blanco y la gaseosa. Volver a mezclar y dejar reposar antes de consumir en la nevera. Si no tenemos mucho tiempo para que se refresque, incorporar cubitos de hielo.
Una vez que nos dispongamos a beber o servir nuestra sangría, remover para que el azúcar se reparta por toda la bebida. Finalmente, sólo queda disfrutar compartiendo una comida en buena compañía.  

Acerca de Carolina Ramos Fernández

Periodista todoterreno con una amplia trayectoria profesional en la redacción de contenidos para empresas e instituciones, encuentra en Cultura Líquida la manera de dar rienda suelta a su pasión por lo cotidiano. Breves crónicas donde la curiosidad, las tradiciones, lo ancestral y los tecnológico se dan la mano materializadas en diferentes brebajes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *