Sidra: el secreto de las manzanas

manzanas La sidra es una bebida alcohólica de baja gradación que se obtiene del jugo fermentado de las manzanas. Suele tener entre 5 y 6 grados de alcohol. La sidra se fabrica y consume desde la Antigüedad. Aunque no se sabe muy bien el momento exacto en el que se comenzó a realizar esta bebida, los cronistas romanos se referían a la bebida que se preparaba a base de manzanas y peras.   Beneficios de la sidra La sidra es una bebida rica en taninos, lo que le convierte en un aliado astrigente de nuestra alimentación. Además de ser efectiva contra la diarrea, la sidra está especialmente recomendada –según el consejo regulador de la sidra de Asturias- para quienes padecen reumatismo y obesidad. Incluso para la hipertensión. En estos últimos casos sus beneficios están relacionados su efecto diurético. Además, un consumo moderado de sidra es beneficioso para el sistema cardiovascular.  botellas de sidra

Proceso de elaboración de la sidra

Las manzanas que se emplean para este tipo de bebida se recogen durante el otoño, pudiendo extraerla de diferentes variedades de esta fruta. Sin embargo, habitualmente se mezclan tres variedades de manzanas para obtener una buena sidra: unas manzanas dulces para que pueda transformarse el azúcar el alcohol; unas manzanas ácidas para que se pueda mantener el color y la limpieza de la bebida; y, finalmente, unas manzanas amargas que aporten taninos a la mezcla. Hay que evitar que las piezas sufran golpes, por lo que se recogen cuando se encuentran en un estado de maduración inicial. Lo primero que se hace con las manzanas recogidas es machacarlas (con métodos tradicionales o mediante el empleo de molinos). Posteriormente, la mezcla obtenida se prensa obteniendo aquí ya un primer zumo. Este líquido se someterá a fermentación y, en poco tiempo, tendremos la sidra lista para consumir. sidra Todo esto se hace manualmente o con sistemas eléctricos que aceleran los procesos (especialmente en las fábricas). En la actualidad la sidra es una bebida habitual en los países de la ribera atlántica como Francia, España, Portugal, Italia, Alemania, Bélgica, en el continente europeo; así como en otros países del continente americano como Argentina y Urguay, por mencionar sólo algunos de ellos. En el caso de España, es habitual encontrar sidra en zonas de la cordillera cantábrica, especialmente en Asturias. Es aquí donde, para servirnos esta bebida, los catadores o los camareros especializados hagan que el líquido se golpee contra el cristal del vaso, haciendo que la sidra se oxigene. Un gesto que se denomina escanciar y que es beneficioso para la sidra ya que le permite liberar sabor y aromas.

Acerca de Carolina Ramos Fernández

Periodista todoterreno con una amplia trayectoria profesional en la redacción de contenidos para empresas e instituciones, encuentra en Cultura Líquida la manera de dar rienda suelta a su pasión por lo cotidiano. Breves crónicas donde la curiosidad, las tradiciones, lo ancestral y los tecnológico se dan la mano materializadas en diferentes brebajes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *